El Syndikat en marcha

El Syndikat en marcha

Asociación y asamblea del Syndikat

Sobre la participación del Syndikat en la fundación de una nueva S.L. de propiedad inmobiliaria decide la asamblea general de la asociación del Syndikat a la cual el proyecto nuevo presenta su concepto. Los criterios más importantes para aceptar a un proyecto nuevo como miembro del Syndikat son: la autogestión, aceptar la imposibilidad de una futura comercialización gracias al derecho de veto del Syndikat, el compromiso con la transferencia solidaria y con la transmisión de conocimientos. También se debe presentar un proyecto concreto y un plan de financiación. De ninguna manera se aceptaría un proyecto que plantease echar a algún inquilino para poder comprar la casa o ligar la participación en el proyecto a exigencias económicas. La diversidad de formas de vida en las casas y proyectos da mucha fuerza al modelo del Syndikat. Sin embargo, hay límites. Sobre éstos se decide individualmente en cada caso. Casos inimaginables serían, por ejemplo, un proyecto comercial de una empresa de construcción camuflada como“autogestionada”, o un proyecto anti-emancipatorio de una secta, o, aún peor, el de una hermandad neonazi.

Las asambleas del Syndikat se realizan según sean necesarias, normalmente dos o tres veces al año en diferentes ciudades donde existen casas del Syndikat que se encargan de la organización logística. En las asambleas suelen participar unas 300 o más personas. Tienen lugar en fin de semana y ofrecen también espacio para el intercambio y el asesoramiento, además hay talleres para profundizar en diferentes temas.

La S.L. del Syndikat

Es la asamblea general que decide sobre las condiciones generales para la utilización del dinero y que da instrucciones a la S.L. del Syndikat. Por razones legales, ésta sirve como brazo financiero y empresa de su asociación, a la cual pertenece al 100%. Formalmente, la S.L. del Syndikat mantiene las participaciones en cada una de las S.L. de propiedad inmobiliaria de cada casa adherida y gestiona las oficinas del Syndikat.

Asesoramiento de proyectos

El asesoramiento y el apoyo para un proyecto nuevo son gratuitos y se realizan voluntariamente por activistas comprometidos de las casas existentes.

Un ejemplo típico: L@s inquilin@s de un edificio de alquiler quieren comprar este edificio y contactan con el Syndikat. En reuniones con ell@s se aclaran la factibilidad y las posibilidades de financiación, se discute sobre el concepto del proyecto y los planes de rehabilitación, se aclaran los detalles del modelo de organización, se informa sobre la gestión de gastos corrientes del inmueble y se colabora en la elaboración del contrato de sociedad y de compra. Con este apoyo en la fase inicial se pretende evitar ya de antemano que un proyecto no prospere o que fracase.

Pero todo lo demás lo tiene que realizar el proyecto, tiene que asumir la responsabilidad y la toma de decisiones. No es el Syndikat sino el propio proyecto que tiene que formar y cohesionar su grupo y tiene que buscar el solar o edificio.

La fase inicial del proyecto es larga, puede durar años, y el proceso a veces falla: Ocurrió con el proyecto “Eilhardshof” (descrito en el apartado “un proyecto fracasa). Tuvo que declarar insolvencia ya que no pudo hacer frente al enorme aumento del coste de la obra. Pero no son únicamente problemas económicos que pueden ser una trampa. En muchos proyectos, la estructura del grupo se cohesiona definitivamente en la fase de la obra. A menudo, este proceso de cohesión se realiza en un momento de gran estrés por las obras. Conflictos emergentes son percibidos más bien como una amenaza y no como algo normal que hay que solucionar de manera constructiva. El trato mutuo solidario, sin jerarquías, imparcial y respetuoso no se da de un día a otro. También en este aspecto los proyectos del Syndikat pueden ayudarse mutuamente, aportando sus experiencias en la solución de conflictos, y ésto mejor desde la fase inicial.

Ofrecer y realizar asesoramiento es la parte más extensa del Syndikat. El tiempo invertido en el asesoramiento depende de la situación en la que el proyecto se encuentra y de sus recursos personales. Las personas que asumen la tarea de asesoramiento a nivel regional, durante las asambleas generales se reunen para intercambiar experiencias y mejorar constantemente la calidad del asesoramiento

Asesoramiento y coordinación regionales

Con el creciente número de casas asociadas se ha iniciado un proceso de decentralización de las tareas. El asesoramieto y otras tareas ahora son asumidas por las Coordinadoras Regionales que a su vez son el primer punto de contacto para interesados en crear un proyecto nuevo. Actualmente existen 9 coordinaciones regionales repartidas por toda Alemania.

Comisiones de trabajo

Además de la participación en una coordinación regional, hay otras posibilidades de participar activamente en el Syndikat, por ejemplo, en una de sus numerosas comisiones. Aparte de las comisiones temporales, hay varias permanentes existiendo desde hace años y dedicadas a las siguientes temáticas: relaciones internacionales, conflictos y estima, organización y estructura del Syndikat. El organigrama de las comisiones es algo dinámico y cambia según las necesidades emergentes. Algunas de las nuevas comisiones tratan temas como p.ej. la situación de los refugiados llegados a Alemania, temas de género, temas más bien administrativos.

Apoyo político

Que un proyecto pueda encontrar su edificio por medio de un anuncio en la prensa es casi un milagro. Lo más normal son negociaciones largas y duras con el propietario cuyo interés es obtener el mayor beneficio o que se resiste a vender su propiedad a una entidad autogestionado. Igualmente suele ser difícil negociar con las entes inmobiliarias municipales que, en lugar de ofrecer viviendas municipales económicas, construyen pisos de propiedad privada para tapar agujeros en los presupuestos. La tarea resulta especialmente complicada en caso de que haga falta tumbar el plan urbanístico para poder preservar un edificio o un solar.

Para aumentar las posibilidades de éxito de los proyectos en caso de confrontaciones políticas u otras situaciones complicadas, el Syndikat presta su apoyo también pasando a la ofensiva: haciendo público el conflicto, buscando aliados, planeando acciones, etc. Si hay negociaciones complicadas con propietarios o instituciones, l@s activistas de otros proyectos del Syndikat apoyan al proyecto nuevo con su experiencia para idear junt@s las estrategias a seguir adecuadas. A través de diferentes acciones y actividades, de charlas y talleres, del trabajo con la prensa y de la presencia en los medios se puede llegar a un mayor grado de información de la ciudanía del lugar, encontrando aceptación, simpatías, complicidades y apoyo para el proyecto en cuestión y, en general, para la idea de las casas autogestionadas como modelo de futuro.

No siempre el esfuerzo común de los grupos y del Syndikat se ve coronado con éxito. Una y otra vez, la lucha contra el afán de lucro en el tema de la vivienda se ve frustrada.

Involucrarse en el debate político

Mucha gente que pertenece al Syndikat es activa en temas relativas a urbanismo, desarrollo municipal, cuestiones sociales y políticas. El grupo „¿de quien es la ciudad?“ (www.wemgehoertdiestadt.org) p.ej. es una iniciativa en Friburgo que incide en temas de urbanismo, vivienda, gentrificación, movilidad, privatización y otros. Para proyectos y conflictos concretos elabora alternativas a la habitual economía del beneficio rápido y máximo y procura implantar casas autogestionadas en los planes urbanísticos, encontra de las lobbies de la construcción, como lo está haciendo actualmente con el proyecto (¿utópico?) de “100 casas para 1.500 viviendas” en un barrio de nueva construcción.

Otras actividades bienvenidas en el seno del Syndikat son la participación en actos, talleres y congresos, como p. ej. “Economía social y solidaria” o la participación en los debates sobre los planes urbanísticos.