Transferencia solidaria

Transferencia solidaria

Transferencia solidaria: una obra de larga duración

En principio, la transferencia solidaria es clara y simple: las casas existentes ingresan dinero en un bote común, creando así el “fondo solidario”, con el cual se apoya la creación de proyectos nuevos no solo en su fase de arranque. La puesta en práctica, no obstante, es algo complicado, ya que, además, hay que tener en cuenta los aspectos fiscales. Por tanto, la transferencia solidaria es una obra organizativa de larga duración con diferentes elementos coexistentes.

La contribución solidaria

Desde el año 1992 hasta el 2002, las casas de más antigüedad han ido ingresando al bote común contribuciones solidarias mensuales de 0,25 € por metro cuadrado de superficie útil. En el año 2002 se han modificado las cláusulas de la contribución: Cada proyecto que haya concluido con éxito la compra de su casa comienza con una contribución mensual de 0,10 € por metro cuadrado de superficie útil, que se incrementa anualmente en un 0,5% del precio del alquiler del año anterior. En caso de que el alquiler supere el 80% del precio medio de alquiler de la zona, se podrá suspender el incremento de la contribución solidaria.
El fondo solidario es un capital especial gestionado por el Syndikat. Con este dinero, en los últimos años se financiaron los capitales sociales de las nuevas S.L., los costes de infraestructura, de promoción y los costes de arranque de los proyectos. Además, se concedieron créditos directos en casos de problemas de financiación.

Otras formas de transferencia solidaria

Además de la contribución de los proyectos al fondo solidario del Syndikat, existen otras formas de transferencia solidaria entre las casas-proyecto. Por ejemplo, los proyectos de más antigüedad ya establecidos suben el volumen de su crédito para cubrir los agujeros financieros de los proyectos nuevos a la hora de comprar las casas. Pero también las iniciativas de proyecto pueden poner la suma de sus créditos a disposición de los proyectos ya existentes hasta que se produzca la compra de la casa. La transferencia de know-how del viejo proyecto para el nuevo proyecto es invaluable y elemental.

Los proyectos antiguos asumen también parcialmente tareas como la recepción y gestión de los créditos directos. Y lo que resulta invaluable es la transferencia de know-how del viejo proyecto para el nuevo proyecto.