Un proyecto fracasa

Un proyecto fracasa

Insolvencia del proyecto “Eilhardshof”

En 2002 fracasó uno de los proyectos del Syndikat: La S.L. Eilhardshof en la pequeña ciudad de Neustadt an der Weinstraße, en julio de aquel año tuvo que declarar su insolvencia.
Durante las obras se veía que los costes subían llamativamente y se quedarían, una vez terminada la obra, en un nivel no asumible. A pesar de los esfuerzos durante dos años en conseguir más financiación a través del banco y a través del entorno del proyecto no ha sido posible hacer frente al reto financiero. La masa concursal ni siquiera llegó a atender a los créditos bancarios que son prioritarios a los créditos directos. Estos últimos se quedaron sin cobrar nada.

El comité de solidaridad

Para poder compensar a la gente que puso los créditos directos, en abril de 2011 se creó un comité de solidaridad en el entorno del Syndikat con el objetivo de recaudar donaciones para poder indemnizar a los inversores de los créditos directos. Del total de 400.000 € en créditos directos, hasta ahora ha sido posible devolver, a partes correspondientes, una gran parte de lo invertido.

Riesgos para los depositores de los créditos directos

El comité de solidaridad del proyecto Eilhardhof se creó a iniciativa de algunas personas y atiende únicamente a los inversores afectados por el fracaso de ese proyecto. Cierto es que toda la gente implicada y todas las casas y proyectos del Syndikat se esfuerzan para evitar que otro proyecto fracase. Pero, lamentablemente, no hay ninguna garantía. Tampoco hay garantía, dado el caso, de que se crease otra vez un fondo solidario de indemnización.

El Syndikat advierte de nuevo a las personas que quieren dar créditos directos: Los créditos directos no van destinados al Syndikat sino directamente a un proyecto determinado, escogido por el inversor. Y es este proyecto el único responsable. El Syndikat no asume la responsabilidad de devolución de los créditos directos de sus respectivas casas socias. Las personas, a la hora de ayudar con un crédito directo, pueden minimizar los riesgos, destinando el dinero a diversos proyectos en vez de destinarlo a un único proyecto.